jueves, 10 de junio de 2010

Antes que la derrota


Déjame, mi Dios, ser como la hojarasca confundida en el frescor de la lluvia; déjame llorar cuando los ríos crecen, y exultar cuando el manantial se ha secado.

No mires mi alejamiento del mundo, no tengas en cuenta los lamentos que se escapan del yermo de mi corazón. Abrázame en mi abatimiento y camina conmigo por las solitarias pistas del cielo. Tú me has buscado, y yo no me he ocultado de tu mirada. La montaña me ha aplastado con su peso, y mi clamor es el recuerdo constante de Ti.

Si este mundo es inconquistable, si las fatigas abundan, quédate a mi lado y busquemos juntos el tibio claror del atardecer.

La flor aún se yergue en la plenitud de sus días; aún me subyuga el perfume que imparte a los vientos de la vida.

Dios mío, mis muros no son los de una ciudadela. Cada nuevo golpe hace que mi ser se resienta. Toda la vida marché abatido por el castigo del mundo. ¿Aún esperas que me crezcan alas?

Pues sí, mi hijo, tu dolor marca el camino para elevarte en medio de las adversidades. Si no puedes escapar en sentido a la tierra, no lo dudes, mi amado: ¡escapa hacia el cielo!

El jardinero de las nubes.


8 comentarios:

Alejandro dijo...

Me ha deslumbrado tu escrito. Sé sentirme así, luchando contra el mundo y a pesar de la presencia del señor, dudo, temo mi derrota.

Un abrazo.

Alejandro

Nubbbe dijo...

A menudo necesito "escapar"...Mis muros son demasiado fáciles de derribar. Pero cuando eso ocurre, subo por esa escalera... y aunque no llego al cielo,cosa que tampoco pretendo... sí alcanzo las nubes... y me tumbo a descansar,pensar,e incluso llorar, en ellas... Y luego,cuando me calmo un poco, simplemente observo desde alli, desde mi liviano refugio... y espero... espero a que mi alma sane y que los colores vuelvan... Tal como ellos vuelven, yo vuelvo también... a la continua batalla con ese mundo extraño llamado Tierra... para seguir luchando, con la esperanza de que mañana sea un mejor dia...

Es bueno alejarse a veces por un tiempo...descansar, pero nunca demasiado lejos, no sea que no sepamos o no podamos volver. En la vida, siempre hay un motivo, por pequeño que sea, para permanecer... Ya llegará el momento de volar tan lejos... De momento, las nubes, son un buen sitio, y cercano, para sanar y reponer fuerzas para seguir luchando... El cielo esta demasiado lejos...
Podemos caer, una y otra vez... pero rendirse.. jamas!


Profundo y bello escrito, mi amigo...
Y linda imagen. Muchas veces me siento asi...subiendo hacia las nubes... quiza en un intento de desde alli, divisar alguna mano amiga...

Un abrazo fuerte...
Nubbbe.

trobador dijo...

Gracias por tu ternura al escribir los sentimientos que algunos no sabemos describir.
Gracias amigo mio

Pluma de Pintura dijo...

Gracias Jardinero, por toda esta historia de dicha parte de tu vida, sinceramente me ha conmovido, al terminar de leerlo, no lo he podido evitar, se me han saltado las lágrimas. Estos sucesos son realmente trágicos, perder a una persona que quieres, duele y mucho. Pero la vida continúa y hay que seguir viviendo cada momento y disfrutando de las pequeñas cosas, por que tarde o temprano a todos nos llegará la hora, y Dios nos tenderá la mano.


Un Fuerte Abrazo Amigo Mío.

Pluma de Pintura.

Anónimo dijo...

Me gusta el narración de este texto, se persive el sentimiento desgarrador de súplica a Dios.

El jardinero de las nubes dijo...

Gracias de corazón.

Anónimo dijo...

Desde la primera vez q leí este escrito me dejó muy imprsionada por tanta tristeza y sinceridad. Y al leer se sienten deseos de algun forma mitigar esa tristeza. Un abrazo fuerte.

Anónimo dijo...

"Yo te he buscado y tu te has ocultado de mi mirada,la montaña me sigue aplastando con su peso y mi constante clamor es el recuerdo de ti"..........................Amigo jardinero